«

Sanación, autoconocimiento y despertar de conciencia a través de las piedras y cristales

Comenzaré esta nueva etapa de la web, explicando lo que las palabras de su slogan (sanación, autoconocimiento y despertar de conciencia) significan para mí.

Cuando me inicié en el conocimiento de las piedras, poco antes de cumplir los 20 años (y de ello han pasado muuuuuchos años), tenía conmigo una pequeña colección de piedras que había ido comprado en tiendas de variedades o ferias. Por entonces no estaba muy al tanto de que tenían unas energías concentradas que podían afectarme de algún modo, las compraba atraída por su belleza y colorido que no es poco y me limitaba a contemplarlas.

Un buen día curioseando en librerías, me topé con un pequeño librito que hablaba de las propiedades de los cuarzos en plan metafísico, ahí comenzó todo. Empecé a experimentar por mi cuenta, me las ponía en los distintos chakras, respiraba con ellas, meditaba.. y empezaban a suceder cosas: corrientes y hormigueos circulaban por mi cuerpo, experimentaba cambios de temperatura, fríos, calores, punzadas de dolor en alguna parte, y visiones, muchas, a veces inconexas, otras hilando una historia, todo era muy veloz, eso sí, y al mismo tiempo muy vívido. Alguna vez también me quedaba en un estado intermedio entre la vigilia y el sueño en dónde no había nada, ni pensamientos. Otras, es verdad, que me quedaba dormida como un tronco 😀

Al acabar, a veces tenía mareos, o dolor de cabeza, otras, un sentido de expansión inusitado, que era como sentir que ocupaba más espacio que el que estaba delimitado por mi cuerpo físico, a veces algo de inquietud, como ganas de mover mi mente y mi cuerpo en otras direcciones, en ocasiones eran mis emociones las que se disparaban en cualquier lugar del espectro. Al pasar las horas, incluso los días, notaba cambios en mi actitud, de pronto tenía ideas nuevas, o distintas apetencias o inapetencias, mi mente funcionaba un poco distinto de lo habitual, podía comprender cosas con otro sector de mi mente, no de una forma racional, ni siquiera abstracta, era como un conocimiento que sucedía a la vez desde dentro y desde fuera de las cosas, y alrededor… y no tenía palabras para expresarlo. También empezaba a tener sueños más llenos de simbolismo a descifrar y me iba amigando con mis piedras a un nuevo nivel… empecé a considerarlas buenas amigas, amigas especiales con las que me encantaba compartir ratos… con ellas, siempre la aventura estaba asegurada…. llegué a ser tan absolutamente consciente de nuestra interacción, que no las usaba como joyas de diario. Hasta el sol de hoy, es raro que lleve alguna encima por increíble que parezca, y por bien que pueda combinarme con la ropa que traiga puesta. Portar una piedra, es siempre entrar en una nueva dimensión de experiencia, por lo que cuando tengo una, puedes asegurarte de que estoy trabajando algún tipo de energía en mí.

Yo no sé hasta qué punto ustedes, lectores, han vivido esto mismo que explico que me sucede (bueno, si lo sé de boca de muchos de ustedes). Sé que para las personas cenestésicas, muy sensibles a las percepciones de piel, como es mi caso, esta experiencia es mucho más tangible. Otras personas son más visuales o auditivas y perciben de otro modo. Otras más tendrán su sistema nervioso tan alterado e hiperestimulado o bien su mente funciona muy inclinada al lado racional, que les cueste conectar con estas percepciones a la primera, no porque no ocurran, sino porque intentan asirlas a través del prisma de la estructura de la razón y si es algo que no entra en este paradigma, es desechado por absurdo o demasiado sutil para ser tomado en cuenta. Lo sé, porque llevo muchos años observando a la gente interaccionar con las energías sutiles, tanto en sesiones como en cursos que llevo impartiendo de distintas técnicas energéticas.

Desde entonces y a través de los años, nunca paré, tenía y tengo, una sed insaciable de conocer…..ME. Y aquí, es dónde encaja la forma en la que he venido trabajando con las piedras. Me aburren mortalmente los libros tradicionales sobre las propiedades de las piedras y eso que tengo muchos, incluso en otros idiomas distintos del español. Las experiencias que he tenido con ellas no pueden ser encajadas en un párrafo, y peor aún, he descubierto que no son válidas para todo el mundo…… quiero decir con esto, que la piedra X no actúa igual en una persona que en otra, y eso ya desmonta automáticamente cualquier intento de endilgar unas propiedades inamovibles a las piedras. Y no quiero decir que no sean una guía válida, lo es, lo son, y se los recomiendo si son principiantes en esto. Pero a mi modo ver actual, estas descripciones son sólo pequeñas ayudas orientativas, lo mejor está por descubrir cuando te lanzas a la aventura de su mano. Te revelarán cosas sobre ellas y sobre ti, que no están escritas en los libros.

Y lee bien: sobre ellas y sobre TI. Esto último es lo que considero más importante, porque las piedras son inmutables, inalterables, bellas, exquisitamente ordenadas y armoniosas, nosotros no…… nosotros somos una energía cambiante, que está mutando constantemente…. nuestra mente va y viene, ahora agitada, ahora apacible, otras veces sin control y con ausencia de nuestra parte. Las emociones van y vienen también, suaves y serenas, chispeantes, neutras, bajas, otras veces tempestuosas e indomables, salvajes..  nuestro cuerpo a veces no digiere bien ciertos golpes de la vida, experiencias, o sencillamente se aleja del equilibrio de la naturaleza y enferma…… nuestro espíritu…ahhh! ese vasto infinito e intangible que es a fin de cuentas nuestra verdadera e inmortal naturaleza y con la que pocas veces parecemos contar al estar absortos en los planos inferiores.

Pues bien, este es el camino que las piedras me han enseñado: una vía para recuperar la armonía y el equilibrio, de mi cuerpo, de mi mente, de mis emociones, la conexión con mi Ser…. Con ello me he sanado, me he ido conociendo más, he puesto sus curativas lupas sobre mis limitaciones, sobre mis heridas, sobre mis vergüenzas, sobre las ínfulas de mi ego, sobre todo aquello que me limita en una cárcel mental, sobre aquello que ya no me sirve más…  y me ha ayudado a volver a casa, a mi centro, allí dónde recuerdo mi brillo esencial, mi propia luz, mi capacidad mágica y mi propósito existencial…. uff! esto es lo más divino de todo. Lo escribo, y me estremezco de puro gusto. Mi conciencia se agranda, se expande y abrazo mi sombra, lo mismo que mi luz…. y me vuelvo a estremecer 🙂 porque desde allí, me comprendo, me acepto, me cuido, me mimo, me educo a mi misma, me complazco, me nutro, me ennoblezco para parecerme más a lo que soy en mi origen y destino divinos….

¿Se entiende porque no puedo manejar este tema de forma superficial? tengo tanto aún por conocer…. de mí, de ellas….

¿Qué pueden añadir ustedes al respecto partiendo de su propia experiencia? estaré encantada de leerles 🙂

Gracias!
@Rita Stone – www.entrepiedras.es

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Difunde esta información:
Facebook facebook   Twitter twitter   Email email  

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Daniela

    Qué bueno leer un poco de que se tratan las sensaciones que uno podria llegar a sentir, de esa manera me dio mas percepción para darme cuenta de que hay cosas que he sentido ya y quizás no registraba mientras experimente con mis piedras después de leer tu sitio web. La verdad me abrió mas la cabeza como decimos acá en Argentina sobre el mundo de las piedras. Por ahora vengo experimentando solo con el cuarzo verde que es con el que soñe y tengo su imagen recurrente en mi mente con su significado correspondiente tbn. Muy sorprendente. Un placer leerte! Abrazo!

    1. Rita Stone

      Genial Daniela, has dado una clave: haber sentido cosas que no habías registrado. Esto pasa mucho, ya que nuestra mente suele estar muy orientada al exterior y de lo que hablamos es justamente de volver la mirada adentro y captar detalles que cuando se está distraído fuera se nos escapan. Es una labor de autoobservación y de atención fina, porque a veces lo que se recibe no es tan manifiesto o contundente, sino que discurre suavemente por nuestro interior. Lo bueno de todo es que siempre se puede aprender a ver, captar, sentir, escuchar.. absolutamente todos podemos.

      Respecto al cuarzo verde (fue también la primera piedra con la que experimenté y escribí al respecto aquí: http://entrepiedras.es/mi-primer-encuentro-con-las-piedras/)
      me parece la elección ideal para un “geniodelbosque” 😉 fíate de lo que recibes de ella, y de su mensaje exclusivo para ti.

  2. afaia

    Querida amiga,
    si, te llamo amiga sin conocerte por la cercanía que me ha producido leer tus lineas.
    Te cuento un poco mis experiencias con las piedras:
    Encontré hace poquito una piedra negra, abajo de una acacia, solita, un día la ví y recién al día siguiente la junté. Tiene forma de riñon y cabe justita en la palma de la mano. Es lisa pero tiene algunas imperfecciones. Me daba gran tranquilidad tenerla en la mano, generalmente en la izquierda. Una compañera la vio en mi escritorio y me preguntó que era. Le conté, como la encontré y se la obsequié para su próximo viaje en avión que la pone muy nerviosa.
    Hace justo un año me compré una aventurina verde, no muy grande, porque leí que es muy sanadora. Me gusta mucho el color, la llevo en la cartera en una bolsita de tela.
    Debajo de mi almohada tengo dos quarzos blancos uno chiquito e irregualr muy cristalino y uno mediano, liso que me calma mucho. También una piedra marrón que encontré vaya a saber uno donde, que es bastante grande. Ellas tres me cuidan el sueño.
    He regalado a mis amigas piedras semipreciosas , dos de ellas tienen cáncer y las utilizan para meditar. A otra un anillo de ágata que según ella le da mucha paz.
    Me resulta curioso sentir una gran atracción por las enormes láminas de mármol y granito. El granito negro absoluto me fascina, pero también el gris. Cuando paso por esos comercios me gustaría quedarme ahí entre esas piedras enormes, de todos colores.
    Te escribo desde Montevideo, Uruguay, que suerte que hayas decidido seguir con el blog. Gracias.
    Un gran abrazo de luz para ti.

    1. Rita Stone

      Qué bonito lo que cuentas, Afaia, gracias por compartir tus experiencias. Me pasa lo mismo que a ti con esas moles de mármol, cuarzo o granito, al fin y al cabo, también son piedras… jeje!

  3. Claudia Larissa

    Mi Querida Comis:
    Estoy encantada de seguir leyendo todas tus enseñanzas, nunca voy a dejar de aprender de ti eres toda una enciclopedia 😊 Quiero decirte q estoy como principiante tuve extraviados mis piedras por muchooo tiempo pero siempre tuve la esperanza y la certeza de q las volveria a ver y hace como un mes aparecieron.. Me senti como niña con juguete nuevo!!! Pero no recuerdo el nombre de muchas de ellas :(( tome tres de ellas ( amatista, cuarzo rosa y tu favorito cuarzo ahumado) solo las tome y las tengo a un lado de mi cama. No se si ellas estén haciendo de las suyas… Creo q es el cuarzo ahumado porque me ha traido de cabeza, hoy me he sentido mejor..😅 Gracias por tu paciencia y me veras mas seguido pir aqui, bueno diario ando por aqui pero estoy aprendiendo como al principio solo me estoy dejando llevar por ellas. Te mando un abrazo y sabes q eres mi maestra de maestras!! 🙏🌹❤️

    1. Rita Stone

      Hola Comis! me alegro tanto de leerte por acá 🙂

      Como has estado últimamente un poco achicopalada, el cuarzo ahumado puede hacerte sacar un poco a flote esas emociones, pero es ideal que le acompañes con la amatista y el cuarzo rosa, que hacen que el proceso sea más transitable. Puedes ponerte la amatista en el entrecejo cuando tengas muchas movidas, que siempre ayuda a ganar una perspectiva más amplia y a desapegarse un poco de la historia y el drama. Unos 20 minutos, por tres o cuatro días y verás cómo te vuelve la serenidad. Si acompañas con el cuarzo rosa en el chakra del corazón y el ahumado entre los tobillos (todo acostada), haces un trabajo más completito aún.

      Asegúrate de limpiarlas antes, con un poquito de agua con sal y/o humito de sahumerio, incienso, hierbas, lo que tengas. Vale incluso pasarlas cerca de la llama de una vela, sin que se ahúmen.

      Todos estamos siempre aprendiendo (y yo no es que venga de vuelta de todo), así que adelante con tus experimentos 😉

      Un beso enorme… muaaaa!!!

      PD. si me mandas fotos, podemos intentar identificar las otras piedras que tengas por ahí.

  4. Teresa

    Hola Rita, me alegro primero de seguir leyendo lo que escribes. Y me reafirma también porque comparto tu experiencia en cuanto a que las piedra actúan de forma diferente en cada persona y circunstancia. Hay que experimentarlas. Gracias.

  5. Amparín

    Bueno ya estoy por aquí como te prometí 😉
    Tengo muchas experiencias similares como las que cuentas, en sus efectos y reacciones , y es que ellas nunca te dejan indiferente son las grandes chamanas y sanadoras por excelencia y las maestras indiscutibles, pues con ellas siempre aprendo algo más conforme las uso, y cuirosamente creo que conforme se abre y crece mi conciencia más y mejor información me llega sobre un mineral del que creía que ya estaba todo sabido,¡ignorante de mi! jajajjaja y entonces me doy cuenta de que no se nada y que queda muuucho por aprender, pues para mi son como las cartas del tarot, una carta y su figura y numero puede simbolizar un algo con un montón de interpretaciones, pero dependiendo de la pregunta situación que se este atravesando y lo que le acompañe puede que cambie totalmente aquello que tu esperabas y se suponía que era porque simplemente leíste su interpretación en un libro desde la interpretación de ese alguien según su entendimiento, pero…. las cosas no son nunca lo que parecen, afortunadamente, sino sería todo muuuy aburrido.

    La verdad que siempre me sentí atraida y evidentemente las compraba llevada por esa atraccción, después el mundo de la metafísica como a ti, me abrió la puerta al conocimiento de estas y empece a experimentar con ellas.

    Después, llegaste tú, mi querida amiga del alma y maestra, y a través de las sesiones de cristaloterapia que me hiciste y realización de tus cursos, mi cielo y mi tierra se abrieron, y con ello surgió la conciencia y respeto hacia el mundo mineral y mi amor indiscutible e incondicional hacia ese reino maravilloso que mi bien amada Madre Tierra nos ofrece.

    Así que gracias por ser su canal, por enseñarnos, compartirnos y seguir fiel al reino mineral con todo ese respeto, cariño, amor y fidelidad a la verdad, porque por desgracia hoy día la gente todo lo convierte en un negocio lo cual pervierte muchas veces el mensaje verdadero.

    Hoy día me importa un carajo como se llama tal o cual mineral, o reconocer que es o no es, veo su color, siento su energía, su textura, escucho lo que tiene que decirme, como mejor utilizarla conmigo o con los demás según mis necesidades, y no cojo tal o cual gema o cristal solo por que un libro diga este sirve para tal y cual cosa, pues ellos van a tratar la causa y núcleo directamente que provoca “x” cosa, por lo que solo cojo el mineral que quiere trabajar y ser usado en cuestión, y todo esto y mucho más fue y es gracias a ti.
    Gracias!!!

  6. Carme

    Hola Rita!!!

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en todas esas sensaciones y experiencias con este regalo de la naturaleza que son los minerales, he llegado a sentir vértigos, dolores musculares, somnolencia, nerviosismo todo tipo de sensaciones, también estoy notando un cambio en mi actitud, y en todo mi entorno, personas que desaparecen y otras reaparecen en mi vida.Estoy en los inicios y me encanta todo lo vivido, he jugado con el juego de las tres gemas cuarzo rosa , citrino y amatista, ha sido muy interesante, estoy con el del cuarzo de los milagros y también es una aventura cada día. Muchas gracias de nuevo por tu compartir tan altruista de todas tus experiencias y tu sabiduría.

    Hoy he vivido una experiencia con el azabache, he comprado una piedra plana para trabajar con ella y cuando la he cogido en la mano en su negrura he visto un reflejo iridiscente azul, la tenia en la mano mientras miraba alguna otra y cuando la he dejado estaba con unas gotas de agua en su cara y otras en mi mano, no he sabido interpretar su mensaje, aunque me la he llevado para casa y cuando la tenga preparada limpia y cargada voy a trabajar con ella.
    De nuevo gracias por estar aquí, y que podamos compartir contigo y a través de tu web experiencias y distintas vivencias.
    Un abrazo Carme

  7. Victoria

    Querida Stone,

    Años han pasado ya desde la primera vez que visité tu web, buscando respuestas, pistas, información… sobre las piedras (y sobre mí, en realidad). Respuestas que me dieran otros, pues aún no había aprendido a escucharme a mí misma, a “pescar” con la intuición, a ver de otra manera, a confiar en mis propias percepciones…

    Y mira, ése fue precisamente el enfoque que me enganchó de tu web: autoconocimiento (más allá de conocimiento puro y duro) a través de las piedras. En seguida me enganché a los juegos y experimentos que proponías, y empecé a descubrir por mí misma la realidad de un mundo mineral que guarda muchos secretos para quien se acerca a esta familia con humildad y ganas de aprender.

    Siempre fui amante de las piedras, minerales y cristales, pero ahora, lo soy cada día más. Pues para mí, pasaron de ser simples “objetos” fascinantes que recoger y coleccionar, a convertirse en compañeras de vida. Al igual que mis gatos.
    Compañeras vivas, además, pues he descubierto que cada cual tiene hasta su personalidad propia, y todas son diferentes, incluso siendo de la misma clase. Seres vivientes. Sólo que con otro tipo de vida, muy diferente al nuestro. Y eso, es fascinante!

    A mí sí me gusta llevarlas también como adornos, pero ahora lo hago con una actitud completamente diferente: con conciencia de cuál me pongo, y para qué. Hay épocas largas que llevo sólo una, durante muchos meses, o bien, otros momentos en que decido llevar varias, que siento que se acompañan entre sí, y a mí.

    Como tú bien dices, cuando meditas con cristales, o los llevas puestos con conciencia, o simplemente, los incorporas a tu escritorio, comienzan a pasar cosas. Detectar las sensaciones, las sincronías y la transformación personal que ocurre en presencia de los cristales, es una experiencia personal. Y depende en gran parte de la sensibilidad, la capacidad de observación de cada cual, y sobre todo, de la ausencia de juicio hace lo que se siente, se visiona, se sueña, o se descubre.
    Para mí, ésta es la gran clave: jamás juzgar nada de lo que se recibe. Analizar con una actitud crítica, perfecto. Tratar de comprender, perfecto. Pero juzgar con dureza, no.

    A día de hoy, mi relación con las piedras es tan estrecha, que hasta se aparecen en mis sueños y me ofrecen información. Eso sí, emplean un lenguaje simbólico, y luego he de darme el trabajo de tratar de interpretar o de entender lo que me quieren decir. A veces, me resulta fácil, otras veces… ¡No tanto! Y es sólo al cabo de un largo tiempo que descubro lo que me querían decir.

    Una aventura fascinante, la de hacerse acompañar por piedras y cristales. Desde los guijarros de la playa hasta los diamantes. Un abanico de posibilidades.

    Gracias por abrirnos este hermoso espacio de experimentación, de compartir y de descubrir a tu lado, Rita Stone. Es un placer, hoy y siempre, caminar contigo (y con todos los piedrólogos aquí presentes) el Camino de las Piedras. Con amor, hoy y siempre 😉

  8. carme

    Gracias Victoria por compartir tus vivencias con las piedras sagradas pues como tu muy bien dices, a mi también me ha ocurrido lo mismo que he ido buscando información sobre ellas en distintos lugares, pues soy muy neofita en este campo y aun no he desarrollado lo suficiente la intuición para que pueda descifrar los mensajes que ellas tienen, pues también he soñado con ellas en algunas ocasiones y aun no he sabido las respuestas, aunque como en otras ocasiones con otras historias y al final a lo largo del tiempo he obtenido la respuesta.
    Es una suerte que personas como Rita nos permitan poder intercambiar distintas vivencias que siempre nos enriquecen .

    Una feliz entrada de 2016

  9. MINA MARTINEZ

    HOLA RITA, NUNCA TE HABIA LEIDO, ESTOY FASCINADA, ME PASA LO MISMO QUE COMENTAS CON LAS PIEDRAS, TENGO MI PEQUEÑA COLECCION, HE LEIDO ALGUNOS LIBROS, SOBRE LOS BENEFICIOS DE LAS GEMAS, PERO EFECTIVAMENTE LA EXPERIENCIA DE HABLARLES, MEDITAR CON ELLAS, CONTEMPLARLAS ES OTRA COSA,-
    TENGO UNA PREGUNTA ESPECIFICA, POR ACCIDENTE SE ME CAYERON AL PISO , UNOS CUARZOS DE CITRINO, SOLO SE ASTILLARON, PARA NADA LOS ENTERRE,SIMPLEMENTE LOS TOME EN MIS MANOS Y LES DI UNA DISCULPA POR EL DESCUIDO, LOS SIGO UTILIZANDO CERCA MI, – ESTOY HACIENDO LO CORRECTO.
    MUCHAS GRACIAS Y TIENES UNA SEGUIDORA MAS, UN ABRAZO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR